Como saber si tengo depresión

Como saber si tengo depresión

¿Qué es depresión? 

La depresión es un trastorno mental que implica un estado de ánimo de profunda  tristeza, la pérdida del placer o el interés por actividades durante largos períodos de  tiempo. Es distinta de los cambios habituales del estado de ánimo y los sentimientos  sobre el día a día. Puede afectar a todos los ámbitos de la vida, incluidas las  relaciones familiares, de amistad y las comunitarias.  

¿Cómo saber si tengo depresión? 

A pesar de que el síntoma más notorio en la depresión es la tristeza profunda,  existen más síntomas importantes tales como: pérdida de interés y de la capacidad  de disfrutar actividades cotidianas que antes hacían parte del disfrute diario,  disminución de la vitalidad que limita el nivel de actividad y produce un cansancio  exagerado, que aparece incluso después de realizar pequeños esfuerzos, con  actividades que se podían realizar con gran facilidad.

Además, pueden aparecer otros síntomas, como los sentimientos de culpa o de  incapacidad, la irritabilidad, el pesimismo ante el futuro o pasado, las ideas de  muerte o de suicidio, la pérdida de confianza en sí mismo o en los demás, la  disminución de la concentración y la memoria, la intranquilidad, los trastornos del  sueño y la disminución del apetito y de la libido, entre otros. Además que la pregunta  de como saber si tengo depresión es una pregunta interesante y el propio hecho de  hacérnosla nos acerca un poco más a la situación de salida. 

Síntomas más específicos de la depresión 

Es importante mencionar que a pesar de que existen síntomas generales, la  depresión empieza con aspectos más específicos que van desde el estado de  ánimo, respuestas cognitivas y conductuales.  

Alteraciones en el estado de ánimo: encabezado por la tristeza profunda la cual  es específicamente intensa y no mejora con el tiempo, así mismo se encuentra un  estado de ánimo irritable, esta combinación tiene como consecuencia la dificultad  para reconocer las emociones, por lo que suelen reprimirse debido a la confusión  que esto genera. 

Alteraciones de la motivación: mostrándose como característica principal la apatía  por las actividades o situaciones cotidianas, las personas en el intento desesperado  de que esto deje de ocurrir suelen iniciar nuevas actividades, las cuales son muy  difícil de mantener en el tiempo y suelen abandonarse con gran facilidad, esto lleva  a la persona a aislarse de las personas de su entorno, por lo que se suele ver  deteriorado su grupo de apoyo.  

Alteraciones psicofisiológicas: el malestar físico también nos da señales de como  empieza la depresión, siendo estos síntomas los más ignorados e involucrados a  cualquier otra razón, teniendo así alteraciones en el sueño y apetito. Así mismo se  presentan deterioro en las relaciones sexuales y malestares físicos en general que  no se reponen mejor a otra afectación física. 

Alteración de las funciones cognitivas: presentando olvidos frecuentes, dificultad  para concentrarse en actividades diarias como lectura, una conversación o una  película, dando la percepción de “tener la cabeza en otro lugar”. Por otra parte, los  pensamientos negativos y las distorsiones cognitivas están a la orden del día y se  convierten la una de las características principales de la depresión, pensamientos  relacionados con la inutilidad, la sensación de indefensión, la culpa, la ruina, incluso  la muerte y el suicidio. 

Tipos de depresión: 

Es importante saber y distinguir que existen varios tipos de depresión donde su  mayor diferencia está en el tiempo y la causa, dentro de los tipos de depresión  tenemos:  

Depresión mayor tiene un origen más biológico o endógeno, con un mayor  componente genético y menor influencia de factores externos.  

Depresión reactiva, causada por una mala adaptación a circunstancias  ambientales estresantes.

Depresión persistente, se caracteriza por un cuadro depresivo de intensidad  menor a los anteriores, de evolución crónica (más de dos años), sin periodos  asintomáticos y con sentimientos de incapacidad y somatizaciones. Este  último tipo de depresión parece guardar una relación más estrecha con la  forma de ser y con el estrés prolongado. 

Mitos acerca de la depresión: 

Existen diferentes mitos con respecto a la depresión, entre ellos si las personas  deciden o no tener esta enfermedad. La depresión no es una elección personal,  hablar de la depresión no empeora la enfermedad, ni mucho menos es una  condición que la persona afectada deba superar sola. Tener depresión tampoco se  debe a una falta de fuerza de voluntad. 

La motivación, la capacidad de moverse, de ilusionarse o de sentir placer, entre  otras funciones que regula nuestro cerebro, pueden verse disminuidas por la  enfermedad.

¿Qué hacer si tienes depresión? 

Aceptar que estás experimentando una depresión, tras un diagnóstico profesional,  es el primer paso para superarla y combatirla, es de vital importancia seguir algunas  recomendaciones para salir de la depresión, que, aunque no se puede generalizar  las problemáticas personales, si se pueden seguir diferentes recomendaciones que  ayuden a superar la depresión, priorizando el reconocimiento de las emociones y  sentimientos. 

Algunas de esas recomendaciones son:  

Pedir ayuda si es necesario, acudir a un psicólogo especializado en  depresión puede ser clave en el proceso de recuperación. Aunque se torne  muy complicado, para salir de la depresión no hay que aislarse, para ello es  necesario la comunicación con amigos y familiares. Hablar con personas de  confianza acerca de las emociones y pensamientos puede aliviar la carga  emocional y brindar apoyo emocional. 

El cuidado personal es clave en la recuperación de la depresión. Cuidar de sí  mismo, tanto física como emocionalmente, es esencial para combatir la  depresión.  

Escribir un diario para procesar emociones. Llevar un diario de los  pensamientos, emociones y conductas puede ser útil para reflexionar sobre  las experiencias. Esta práctica podría ayudar a organizar los pensamientos y  comprender mejor cómo están afectando  

Establece objetivos realistas. Dividiendo así las metas en pequeños pasos  alcanzables y celebrando cada logro, por pequeño que sea. Esto puede  ayudar a mantener la motivación y a ver cómo avanzas en tu recuperación. 

Considerar la terapia farmacológica. Para salir de una depresión severa, en  ocasiones es necesario recurrir a los psicofármacos. Consultar con un  profesional de la salud mental para saber si estos pueden ser una opción  adecuada en función de la gravedad de la depresión. En ocasiones, la  medicación puede ser un complemento útil en el proceso de recuperación. ‍ 

Bibliografías utilizadas en la investigación:  

OMS, depresión (Documento en línea) Disponible en: https://www.who.int/es/ news-room/fact-sheets/detail/depression 

Janssen Contigo, hablemos de depresión (Documento en línea) Disponible en:  https://www.janssencontigo.es/es-es/ 

PSICÓLOGA 

Liana Omaña 

Psicólogo por la universidad Rafael Urdaneta en el año 2019, bajo el código de coligación:  15.722 

Enfoque cognitivo-conductual, experiencia en víctimas de violencia basada en  género, depresión y ansiedad. Espacial atención en adolescentes y adultos. Terapia  enfocada en dar alivio al malestar inmediato del paciente y trabajar en las diferentes  áreas de su vida. 

Otros Artículos de Interés

Ir a WhatsApp
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?