Acoso escolar ¿Como actuar ante un caso de bullying?

acoso escolar

Al hablar de que es el acoso escolar se hace referencia a maltrato tanto a nivel físico o psicológico, que es persistente en el tiempo, es decir, no es un comportamiento o conducta aislada, en el ambiente académico el acoso escolar suele ser dado por uno o más alumnos, las edades pueden ser cambiantes. Pueden ser diversas las causas por las cuales puede originarse el acoso escolar, parte importante de esto es como se aborda o los aspectos que se puedan indagar en medio del reconocimiento. El acoso puede identificarse a través de tres características: intención, repetición y poder, es decir, la persona que acosa tiene la intención de causar dolor, ya sea a través del daño
físico o de palabras o comportamientos hirientes, y lo hace de manera repetida. 

Los niños tienen más probabilidades de ser víctimas de acoso físico, mientras que las niñas tienen mayor incidencia en sufrir acoso psicológico. Desde la perspectiva psicológica y conductual, el acoso escolar puede asociarse a un patrón de comportamiento, bien sea por situaciones o experiencias adquiridas en el hogar, o a su vez por situaciones de vulnerabilidad por parte de la persona que se agrede, teniendo en cuenta esto hay características que pueden marcar un esquema para dicha situación. 

Los niños más vulnerables pueden tener mayor riesgo de acoso, suelen caracterizarse por ciertos contextos, por ejemplo, dinámicas familiares, discapacidades, migrantes, gustos distintos, expresión emocional, entre otros factores que pueden no ser recibidos de manera funcional en el entorno, ocasionando que otros niños bien sea en posición de poder, estatus o fuerza puedan tomar como base o justificación para enfatizar el maltrato. Es por ello que en función de estar al pendiente de
ciertos detalles o indicadores no hay que pasar por alto estos puntos claves.

Ahora bien, entendiendo lo que conlleva o que es el acoso escolar, es importante entender que no radica o se moviliza dentro de una única vía, es decir, así como otros ámbitos de las dinámicas interpersonales hay tipos de acoso escolar, entre los cuales se puede resaltar:

  • Físico: Suele ser el más común, este se manifiesta a través del contacto físico entre la víctima y la persona que le agrede, puede ir desde los golpes, escupitajos, empujones, arañazos, entre otros, pero a su vez hay casos donde se manifiesta en función de las pertenencias de quien lo sufre, es decir pueden
    ser también dañadas o en ocasiones robadas. El agresor suele ser una figura con autoridad o más fuerte que la víctima, esto puede denotar como consecuencia ansiedad o temor dentro del escenario escolar.
  • Psicológico: El acoso o maltrato psicológico en ocasiones puede ser difícil de detectar, ya que al no haber marcas físicas o signos presentes lo hace más complejo, sin embargo, no imposible de poder identificar, dentro del hogar y el entorno escolar es muy importante notar cambios conductuales dentro de los niños o adolescentes, ya que suelen ser una de las primeras características asociadas a este tipo de acoso. Suele verse afectada la autoestima o generar un temor generalizado, ya que va de amenazas, chantajes emocionales, comentarios pasivo agresivos que alteran la percepción personal de la persona que lo sufre.
  • Verbal: Este tipo de acoso se asocia en parte a la secuela psicológica explicada anteriormente, se caracteriza por acciones que generan el mayor daño a través de comentarios, rumores falsos, exclusión o ridiculización a través de burlas, suelen darse en contextos públicos afianzando aún más el malestar que se pueda generar debido a la exposición que representa.
  • Sexual: Este tipo de acoso se puede englobar desde las perspectivas antes expuestas ya que puede detonarse de forma escalonada en formas diversas de asedio, como contacto, comentarios, mensajes, insinuaciones o contextos con connotaciones sexuales. En sus últimas consecuencias, puede derivar en abuso sexual.
  • Social: En este aspecto este tipo de acoso se caracteriza por aislar o excluir a las personas de forma directa o indirecta, lo cual puede generar un sentimiento de culpa o cuestionamientos para la persona afectada, así como búsqueda de aprobación persistente que lleva a la distorsión de sus vínculos y desenvolvimiento social como consecuencia.
  • Ciberbullying o bullying cibernético: Actualmente se denomina como la segunda causa de suicidio entre los adolescentes, debido a que, así como es una herramienta útil el uso de del internet, puede a su vez, al no estar supervisado su uso, ser el medio por el cual se agrede a otra persona o se recibe maltrato. Se puede percibir en forma de insultos, montajes, fotografías comprometidas o modificadas con programas con IA, insultos o bromas, tiene predominancia a través de las redes sociales o correos electrónicos donde se originan inclusive grupos que refuerzan dichos comportamientos.
Acoso escolar causas

Consecuencias de una denuncia por acoso escolar

Una denuncia por acoso escolar no es algo que se dé por sentado o se invalide, a pesar de que hay situaciones en las cuales no se le toma importancia, este hecho pudiese intensificar el malestar que conlleva, parte de lo que genera una denuncia va vinculado a la intervención de los organismos presentes en el ámbito escolar. En muchos países el acoso escolar es considerado un delito por lo cual puede tener repercusiones legales, las instituciones educativas están obligadas a adoptar medidas para prevenir y abordar estas situaciones de la manera más transparente y eficaz posible. Las consecuencias de una denuncia por acoso escolar pueden ser:

  • Multas económicas.
  • Pueden ser considerados responsables civilmente y obligados a pagar una
    indemnización a la víctima por los daños causados.
  • Pueden ser considerados responsables penalmente y enfrentar cargos criminales.
  • Expulsión escolar.

En la mayor parte de estos casos los organismos escolares tienen la obligación de tomar medidas para prevenir y abordar, de no ser así pueden enfrentar sanciones legales. Además, la ley española establece que los padres o tutores legales de los menores que cometan acoso escolar también pueden ser considerados responsables y enfrentar sanciones legales.

También se establece un sistema de protección a la infancia y la adolescencia para garantizar que los niños y jóvenes que son víctimas de acoso escolar reciban la ayuda que necesitan, así como el abordaje multidisciplinar que pudiese requerirse, ya que no se maneja solo desde el área legal o escolar, sino que en gran parte de casos también requiere de adecuación a nivel pedagógico y psicológico por las secuelas que esto puede ocasionar en las victimas, así como el manejo de núcleos detonantes en la persona responsable y la adecuación de estos. Un ejemplo de esto, es el Protocolo de Acoso Escolar Andalucía, a través del cual se establecen una serie de pasos a seguir
que permiten el abordaje de situaciones de riesgo o donde se vea reflejado el acoso escolar, dentro de los pasos destacan:

  1. Identificación y comunicación de la situación.
  2. Actuaciones inmediatas ante la situación de acoso.
  3. Medidas de urgencia.
  4. Traslado a las familias o responsables legales del alumnado.
  5. Traslado al resto de profesionales que atienden al alumno o alumna acosado.
  6. Recogida de información de distintas fuentes.
  7. Aplicación de correcciones y medidas disciplinarias.
  8. Comunicación a la comisión de convivencia.
  9. Comunicación a la inspección educativa.
  10. Medidas y actuaciones a definir.
  11. Comunicación a las familias o responsables legales del alumnado.
  12. Seguimiento del plan de actuación.

¿Qué hacer si han denunciado a mi hijo por acoso escolar?

Como padres o cuidadores no es una realidad sencilla de afrontar el encontrarse con el panorama de una denuncia o llamado de atención por acoso escolar, en estos casos además del contexto o consecuencias que se han planteado anteriormente, se debe evaluar el contexto que se está viviendo en casa. En algunos casos muchos niños o adolescentes no identifican el detonante de su malestar porque se han normalizado dinámicas displacenteras o poco funcionales en las que han asumido este mecanismo de defensa o de control emocional, el hecho de que se vean en la posición de normalizarlo, no quiere decir que este sea el adecuado, por lo cual como padre o madre si han denunciado a mi hijo por acoso escolar uno de los primeros pasos a seguir es la apertura o comunicación con este.

Al tener ese contacto con la institución escolar donde se notifique que su hijo o hija está involucrado en una denuncia o incidente de intimidación o acoso hay que intentar reunir la mayor información posible respecto al incidente, asimismo tomarse el tiempo para escuchar las versiones y ser abiertos con respecto a lo ocurrido, como se mencionó inicialmente puede ser difícil de afrontar, pero no imposible, lo cual puede ser una ventana a poder sanar lo que este causando dichos comportamientos. En medida de lo posible intente no ver el comportamiento como un reflejo de su carácter, sin embargo, es importante enfatizar que le gustaría cambiar, que no debe repetirse o posibles alternativas de cómo se estaba manejando la situación.

Hace algunos meses se dio a conocer una noticia de acoso escolar en Ourense donde tres menores de edad han declarado ante la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Ourense a raíz de una denuncia por acoso escolar a otra compañera y que presentaron los padres de la chica. La investigación se inició a raíz de una denuncia formulada por los progenitores de la alumna de un colegio de la provincia, en la que se señalaba que la menor sufría acoso escolar de forma verbal, aislamiento social, ridiculización pública y burlas en el transporte escolar. Los hechos también
fueron puestos en conocimiento del centro escolar que, según la Guardia Civil, inició el protocolo por acoso. 

Dentro de dichas acciones se ve reflejado como la influencia no solo escolar, sino
también por parte de los padres y cuidadores puede influir en el manejo de situaciones
de acoso escolar, como lo manejado en Ourense según los reportes.

A día de hoy la concientización sobre este tema ha ido en incremento, en función de cómo se le quiere dar un alto o stop al acoso escolar, hay diferentes campañas que permiten materializar esta idea. Desde el 2 de mayo de 2013, se celebra el Día Mundial contra el Acoso Escolar. Fue promovido por la entidad ‘Bullying Sin Fronteras’. A pesar de ser un día en el que se enfatiza la importancia en contra del acoso escolar, la clave está en tener presente las medidas de prevención o señales de alerta de manera frecuente en los distintos contextos, para así tener cada vez más niños y adolescentes sanos a nivel físico y emocional.

Referencias bibliográficas utilizadas en la investigación

Psicóloga

Merbelys Sánchez

Licenciada en Psicología por la UNY en el año 2021, con número de colegio 17141. Especialista en atención y evaluación psicológica infanto-juvenil y adulta. Orientación individual, orientación de parejas, orientación familiar, problemas de conducta, orientación vocacional, problemas sexuales, problemas emocionales desde el enfoque cognitivo conductual y humanista. Con formaciones en el área Infanto – Juvenil, de Estrategias Psicoterapéuticas e intervención Psicosexual.

Otros Artículos de Interés

Ir a WhatsApp